¡No envidies a los que carecen de sufrimientos, ídolos de madera a los que nada falta, porque sus almas son así de pobres; a los que no preguntan si llueve o luce el sol, porque nada tienen que precise de cultivos! Hiperión o el Eremita en Grecia

lunes, abril 10, 2006

YOUTUBE IS OK


Ya vuelve a estar operativa YouTube y se puede ver el post EL REY DE GRACELAND. Disculpad las molestias que os causara su ausencia.

4 Comments:

Blogger Pablo said...

Gracias por la explicación. Yo me he cargado medio blog (y hasta cambiado la plantilla) para ver si lograba solucionar el problema de los vídeos.

Besos.

2:07 p. m.

 
Blogger Pater said...

Jajajaja, qué grande eres hölderlina, siempre empujándonos sutilmente hacia la creación literaria. A ver si vuelve la inspiración, porque ni para acrósticos, ni para pangramillos, ni para memoria... El horror, el horror.

2:32 p. m.

 
Blogger jovialiste said...

No sé, leo...; pero disiento
Holderin, de acuerdo con su biografía, concluyó no muy bien precisamente.
Hasta mereció que el célebre psiquiatra profesor dr. Carl Gustav Jung se ocupara de su persona en uno de sus libros.
La felicidad es la natural alegría de vivir y de ser, no es un producto del intelecto.
En consecuencia, se resiste a ser un contradictorio, un dual, o ambivalente es y fue, un recuerdo que ya fue atesorado y que es en el aquí y ahora.
No está en el album, se lo impide la gestalt.
Una vez que se la conecta, no pasa, la tiene siempre al alcance de sus ganas, pues se es capaz de producir endorfinas internas.
La tiene el que logra no pensar, no el que piensa.
¿Paradoja? No.
El pensar no es apto para engendrar seres felices, por eso la felicidad se suele distanciar de los racionales y se acerca mas a los otros que son mas inocentes y como niños.
Krishnamurti se pasó la vida conferenciando y repitiendo esto mismo a través de miles de discursos que variaban la forma aunque no tanto el contenido; pero algo tan simple nadie lo ha entendido o no lo han creido, personas de poca fe, por eso puede ser que haya tantos que no son felices.

9:40 p. m.

 
Blogger jovialiste said...

No sé, leo...; pero disiento
Holderin, de acuerdo con su biografía, concluyó no muy bien precisamente.
Hasta mereció que el célebre psiquiatra profesor dr. Carl Gustav Jung se ocupara de su persona en uno de sus libros.
La felicidad es la natural alegría de vivir y de ser, no es un producto del intelecto.
En consecuencia, se resiste a ser un contradictorio, un dual, o ambivalente es y fue, un recuerdo que ya fue atesorado y que es en el aquí y ahora.
No está en el album, se lo impide la gestalt.
Una vez que se la conecta, no pasa, la tiene siempre al alcance de sus ganas, pues se es capaz de producir endorfinas internas.
La tiene el que logra no pensar, no el que piensa.
¿Paradoja? No.
El pensar no es apto para engendrar seres felices, por eso la felicidad se suele distanciar de los racionales y se acerca mas a los otros que son mas inocentes y como niños.
Krishnamurti se pasó la vida conferenciando y repitiendo esto mismo a través de miles de discursos que variaban la forma aunque no tanto el contenido; pero algo tan simple nadie lo ha entendido o no lo han creido, personas de poca fe, por eso puede ser que haya tantos que no son felices.

9:40 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home